Superstición

Por: Eduardo Castillo

 

¿Escuchas en el sendero
alguien que llora, hija mía?
Es el viento lastimero
que tiene melancolía.

Hija mía, ¿no oyes una
queja en el llano dormido?
Madre, es un perro perdido
que está ladrando a la luna.

Hija mía, una voz queda
solloza lenta y sumisa.
Duérmete, madre, es la brisa
que pasa por la arboleda.

Oye, hija mía, lejana
se apaga la queja incierta.
Madre mía, es que en la huerta
está rezando una rana.

(La madre duerme serena…
y la hija silenciosa
solloza, triste, solloza
no sé qué incógnita pena).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s