La parva muerte por Sebastián Russo

Revista Carapachay

(I)

Pienso en islas. Paisajes de infancia. Islas. De la aventura, de Gilligan, las Malvinas. La forma isla es la forma del recuerdo. Fabulada, mítica, conformando archipiélagos. La isla Paulino es una isla de infancia, es mi infancia como isla: aislamiento, soledad, temeridad. Ir a Paulino es una forma del retorno, a una isla en donde nunca estuve, pero que es parte de mí. Tras su manto de neblinas Paulino aparece. Su carácter espectral, sus fantasmas, reverberan, se vuelven bruma densa.

Hay caballos salvajes. Flacos, arruinados. Forman una tropilla triste, errabunda. Como si el pasto que sí hay no bastara para sacarlos de una inanición genética. El hambre en las venas, en las vísceras. Como forma de existencia. Estética de la ruina, del hambre. Paulino es una isla pobre, de fantasías mundanas, siniestras. Las sombras de lo que fue, de lo que nunca más será, se sientan en la mesa…

Ver la entrada original 1.783 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s