Una noche

Por: José Asunción Silva

Una noche
una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de música de alas,

una noche
en que ardían en la sombra nupcial y húmeda,
las luciérnagas fantásticas,

a mi lado, lentamente, contra mí ceñida toda,
muda y pálida
como si un presentimiento de amarguras infinitas,
hasta el fondo más secreto de tus fibras te agitara,
por la senda que atraviesa la llanura florecida
caminabas,
y la luna llena
por los cielos azulosos, infinitos y profundos esparcía su luz blanca,
y tu sombra
fina y lánguida,
y mi sombra
por los rayos de la luna proyectada
sobre las arenas tristes
de la senda se juntaban.

Y eran una
Y eran una
¡Y eran una sombra larga!
¡Y eran una sombra larga!
¡Y eran una sombra larga!

Esta noche
solo, el alma
llena de las infinitas amarguras y agonías de tu muerte,
separado de ti misma, por la sombra, por el tiempo y la distancia,
por el infinito negro
donde nuestra voz no alcanza,
solo y mudo
por la senda caminaba,
y se oían los ladridos de los perros a la luna,
a la luna pálida,
y el chillido,
de las ranas,
sentí frío, era el frío que tenían en la alcoba
tus mejillas y tus sienes y tus manos adoradas,
¡entre las blancuras níveas
de las mortuorias sábanas!
Era el frío del sepulcro, era el frío de la muerte,
era el frío de la nada…
Y mi sombra
por los rayos de la luna proyectada,
iba sola,
iba sola,
¡iba sola por la estepa solitaria!
Y tu sombra esbelta y ágil
fina y lánguida,
como en esa noche tibia de la muerta primavera,
como en esa noche llena de perfumes, de murmullos, y de música de alas,
se acercó y marchó con ella,
se acercó y marchó con ella,
se acercó y marchó con ella…¡Oh las sombras enlazadas!
¡Oh las sombras que se buscan y se juntan en las noches de negruras y de lágrimas!

 

Poema también conocido como Nocturno III. 1891.

Anuncios

5 comentarios sobre “Una noche

  1. No crees que uno a veces deja que la popularidad de un texto lo vuelva cliché, lo destruya y oculte su magia? pasa con tanta poesía y música que volverlos a visitar con ojos frescos es poco usual. Pero cuando uno los logra volver a leer o a escuchar y se despoja del lugar común se disfrutan por lo que verdaderamente son; eso al menos me pasa con este Nocturno.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me pasa igual. Yo lo conocí sin saber que era cliché; luego me di cuenta que lo era y cuando lo mencionaba en alguna conversación lo hacía poniendo por delante que era muy popular, como para quitarle importancia, ves? En esas charlas empecé a notar que la gente que lo llama cliché a duras penas sabe de qué se trata. Desde entonces nunca lo desvalorizo, es una joya. Cada vez que empiezo a leerlo debo hacerlo hasta el final.

      Me gusta

      1. Como sucede con tanta música o arte… obras de Beethoven que están en comerciales, pinturas que se usan para malos montajes y que las despojan del misterio o el valor. Cuesta un poco devolverles la frescura pero vale la pena.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s