De la Plata y el Paraná Por Elvio E. Gandolfo

Revista Carapachay

A veces los acompañantes del cruce del río entre Montevideo y Buenos Aires, que he hecho tantas veces, se me quedan adheridos a la memoria. Aquella vez era un grupo de mexicanos. Según entendí, eran viajantes de comercio, y la firma que los empleaba les había dado como premio un viaje que incluía Buenos Aires y al fin Montevideo. Me habían llamado la atención por la forma de hablar. Intercambiamos algunos datos antes de que el Buquebus se pusiera en marcha. Cuando al fin lo hizo, y veíamos alejarse los altos edificios empresariales que adornan la zona cercana al agua en Buenos Aires, me llamó la atención que de pronto se callaran, mirando fijamente el agua. Intercambiaron algunas observaciones en voz demasiado baja. Después siguieron unos minutos en silencio, con el ruido de los motores de fondo. Al fin uno de ellos, aquel con quien más había hablado, me miró…

Ver la entrada original 827 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s