“En Kansas City, durante la convención republicana de 1928 iba yo una vez en coche hacia la granja de unos primos míos, a una hora bastante tardía, cuando advertí el fulgor de un incendio formidable; era como la noche en que ardieron los mataderos, y, aunque me daba cuenta de que no iba a ser de gran ayuda, sentí la obligación de acercarme allí. Conduje mi coche hacia el incendio, y cuando llegué a lo alto de la colina inmediata, vi de qué se trataba: era la salida del sol.”

Del libro Muerte en la tarde por Ernest Hemingway, 1932.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s