“Pero en las tardes, cuando un lamento
por la desnudez de los días me invade,
es en lo cálido de sus hilos roídos
y en las mechas de realidad
que como cristales se le desprenden,
donde encuentro amparo
y destino para mis tinieblas.”

Fragmento del poema Ciego del libro Las combinaciones debidas por Armando Romero, 1989.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s